Melinda Gates, la mujer que intenta cambiar la cara de la filantropía global

Por Carol Hymowitz y Marilyn Chase / 20 de noviembre de 2006

50 ejecutivas a tener en cuenta

THE WALL STREET JOURNAL

Una nueva generación de mujeres ocupa los principales cargos en algunas de las compañías más grandes del mundo. Aunque las cifras no son imponentes, un análisis atento revela importantes señales de cambio. Hace poco, PepsiCo Inc. designó a Indra Nooyi como su nueva presidenta ejecutiva. Nooyi se desempeñaba como directora de finanzas. A principios de año, el gigante de procesamiento de granos Archer- Daniels-Midland Co. contrató a la ex directiva de Chevron Corp. Patricia Woertz como su primera presidenta ejecutiva. A su vez, Naina Lal Kidwai, gerenta general de HSBC Holdings PLC en India, encabeza las gestiones del banco británico para llegar a la creciente clase media india.

A pesar de las nuevas caras en la cúpula ejecutiva, la cantidad de mujeres en altas posiciones de gerencia apenas ha cambiado en los últimos años. En 2005, en las empresas que integran el índice de 500 mayores compañías de la revista Fortune, las mujeres ocupaban el 16,4% de las posiciones de vicepresidencia o superiores que requieren aprobación de la junta directiva. Esto representa un aumento de 0,7 punto porcentual frente a 2002, según un sondeo de Catalyst, un grupo de investigación estadounidense. El estudio descubrió que las mujeres ocupan el 6,4% de los cinco puestos mejor remunerados entre los ejecutivos, un aumento de 1,2 puntos porcentuales frente a un año antes. Las estadounidenses afroamericanas, latinas y de origen asiático ocupaban 1,7% de los puestos superiores en las empresas en 2005, y representaban el 1% de los cinco salarios más altos en las compañías del Fortune 500.

Sin embargo, hay algo nuevo. Tras concentrarse casi exclusivamente en compañías con una gran cantidad de clientes femeninos, como las cadenas minoristas y los fabricantes de cosméticos, las mujeres están dejando su impronta en un rango más amplio de negocios: están dirigiendo operaciones y elaborando estrategias en casi todos los sectores, desde la industria pesada, productos químicos y tecnología de la información a productos al consumidor, moda y medios.

También aumenta su presencia en las organizaciones sin fines de lucro y grupos reguladores. Melinda Gates, cofundadora y copresidenta de la Fundación Bill y Melinda Gates, supervisa una gran cantidad de fondos destinados a combatir el sida y otras enfermedades. Neelie Kroes, comisaria de competencia de la Unión Europea, ejerce una influencia importante sobre cómo operan las empresas.

Todas tienen algo en común: están echando por tierra los estereotipos sobre lo que las mujeres pueden y no pueden hacer bien, y están abriendo oportunidades para las mujeres que llegarán tras ellas.

  

La nueva magnate

 Un caluroso domingo de octubre, los filántropos más ricos del mundo, Bill y Melinda Gates, estaban parados en un campo de mandioca en las afueras de Abuja, Nigeria. Les preguntaron a los agricultores cómo se podría mejorar la mandioca, que llena muchas barrigas en África pero tiene pocas vitaminas y posee una forma natural de cianuro. Tras las preguntas técnicas, llegó el momento de la verdad. Sobre una mesa cercana había harina, pan y galletas de mandioca. Melinda Gates probó la comida y después le preguntó al panadero, con el mayor tacto posible: “¿Qué le parece el sabor?”. Como dice una de sus colegas: “No tiene problemas en arremangarse para entender las aplicaciones reales de las cosas”.

Su esfuerzo por atacar los problemas globales de salud es una de las razones por las cuales Melinda Gates, de 42 años, se ha posicionado como una poderosa protagonista de la nueva filantropía. Acumula millas de avión como un diplomático en gira, viajando desde Botswana a Bangladesh. Su mezcla de encanto y seriedad ha suavizado la imagen de magnate tecnológico de su marido, y ha facilitado la aceptación de los ambiciosos planes de ambos para terminar con las desigualdades sanitarias.

La fundación —cuyo fondo de US$31.900 millones recibió una inyección adicional de US$30.000 millones del inversionista Warren Buffett— financia una variedad de proyectos sobre sida, tuberculosis, educación y personas sin techo en Estados Unidos. Algunos escépticos, al principio no muy entusiasmados por la reputación de arrogancia de su marido a la hora de hacer su fortuna, han aceptado ahora las intenciones de Melinda Gates.

En agosto, durante la Conferencia Internacional del Sida realizada en Toronto, Melinda Gates admitió: “Bill y yo somos unos recién llegados” a la guerra contra el sida. Mientras otros conferencistas fueron abucheados por los activistas, los Gates recibieron una ovación de pie.

Los escépticos se han preguntado si la pareja podría usar su dinero con inteligencia. Pero, a medida que la fundación recluta expertos de la Organización Mundial de la Salud y del Centro para el Control de las Enfermedades de EE.UU. y empieza a entregar sus primeras becas, ha comenzado a ganar apoyo. Melinda Gates ha sido clave en este proceso al basarse en estudios científicos y buscar el consejo de los especialistas. “Hace preguntas inteligentes”, dice David Heymann, un experimentado ex funcionario de la OMS. “Es muy humilde en su interacción con otras personas”.

Gates también es modesta en su forma de vestir: le gusta usar blusas azules con pantalones o faldas largas. Es una imagen armada para reflejar la importancia de su misión. Nacida en Dallas, hija de un ingeniero y de una ama de casa, Melinda Ann French fue a un colegio católico para niñas cuyo lema en latín es “Serviam”, que significa “Te serviré”. En la Universidad de Duke completó en cinco años dos licenciaturas, en economía e informática, y un máster en Administración de Empresas.

Una de sus actividades corporativas es la de ser miembro de la junta de The Washington Post Co., editora del diario del mismo nombre. El presidente de la compañía, Donald Graham, dice que valora mucho la participación de Gates porque es “eficaz, atenta y sabe mucho sobre tecnología”. Y agrega: “Me da vergüenza la cantidad de veces que la llamo para pedirle consejo y lo disponible que siempre se muestra”.

  

50 LÍDERES 

The Wall Street Journal elaboró una lista de 50 mujeres en función de su potencial de tener un impacto en el mundo de los negocios en los próximos años. Conozca a esas ejecutivas:

 

 

1 Melinda Gates, Fundación Bill y Melinda Gates

 

2 Indra Nooyi, presidenta, Pepsico

 

3 Irene Rosenfeld, pres. ejecutiva, Kraft Foods

 

4 Patricia A. Woertz, presidente ejecutiva, Archer-Daniels-Midland Co. 

 

5 Andrea Jung, presidente, Avon Products

 

6 Neelie Kroes, comissaria de Competencia de UE, Comisión Europea

 

7 Patricia Russo, presidenta, Lucent Technologies

 

8 Clara Furse, presidenta ejecutiva, Bolsa de Londres

 

9 Anne Mulcahy, presidenta, Xerox Corp. 

 

10 Margaret C. Whitman, presidenta, Ebay

 

11 Zoe Cruz, directora general Morgan Stanley

 

12 Naina Lal Kidwai, gerenta general y regional para lndia, HSBC Holdings

 

13 Ana Patricia Botín, presidenta de la junta directiva, Banco Español de Crédito

 

14 Maureen Chiquet, presidenta ejecutiva mundial, Chanel

 

15 Marjorie Scardino, presidenta ejecutiva, Pearson

 

16 Ursula M. Burns, directora operativa y de negocios, Xerox Corp. 

 

17 Linda Chatman, Thomsen, directora de fiscalización, Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. 

 

18 Susan Whiting, presidenta ejecutiva, Nielsen Media Research

 

19 Mary Ma, directora de finanzas y vicepresidenta, Lenovo Group

 

20 Mary Shapiro, presidenta, National Association of Securities Dealers

 

21 Silvia Lagnado, directora de alimentos preparados y congelados, Unilever

 

22 Deb Henretta, directora general de mercado para Asia, Oceanía e India, Procter & Gamble

 

23 Ellen Kullman, directora, DuPont

 

24 Debra L. Lee, presidenta, Black Entertainment Television

 

25 Mary Sammons, presidenta ejecutiva, Rite Aid Corp. 

 

26 Laura Desmond, presidenta ejecutiva, Starcom MediVest the Americas

 

27 Jane Friedman, presidenta, HarperCollins Publishers

 

28 Christina Gold, pres. ejecutiva, Western Union

 

29 Charlene Begley,presidenta, GE Plastics

 

30 Wei Christianson, presidenta ejecutiva para China, Morgan Stanley

 

31 Amy Woods Brinkley, directora de Riesgo Mundial, Bank of America Corp. 

 

32 Ann Livermore, directora, Hewlett-Packard Co. 

 

33 Vivienne Cox, vicepresidenta de Gas, Electricidad y Negociación, BP PLC. 

 

34 Mary Minnick, directora de Marketing, Estrategia e Inovación, Coca-Cola Co. 

 

35 Christine Poon, vicepresidenta de la junta directiva, Johnson & Johnson

 

36 Susan Desmond-Hellmann, jefe de Desarrollo de Producto, Genentech

 

37 Cynthia Carroll, presidenta ejecutiva, Anglo American PLC. 

 

38 Angela Ahrendts, presidenta ejecutiva, Burberry Group. 

 

39 Jerri DeVard, directora de Marketing y Gestión de Marca, Verizon Communications Inc. 

 

40 Patricia A. Curran, vicepresidenta ejecutiva de operaciones de tiendas de Wal-Mart

 

41 Mary Dillon, vicepresidenta ejecutiva y directora de marketing global de McDonald’s

 

42 Anne-Marie Idrac, directora general de la ferroviaria francesa SNCF

 

43 Frida Giannini, directora creativa de Gucci

 

44 Akiko Ide, directora de NTT Docomo

 

45 Helene Gayle, presidenta ejecutiva y directora general de la ONG Care

 

46 Susan Lyne, presidenta de Martha Stewart Living Omnimedia

 

47 Susan Decker, directora de finanzas de Yahoo

 

48 Anne Sweeney, presidenta ejecutiva de Disney-ABC Television

 

49 Liz Vanzura, directora de Marketing Global de Cadillac

 

50 Michelle Kristula-Green, directora general da Leo Burnett Asia-Pacífico