Es 'medicina milagro' negocio en expansión

Por Karla Rodríguez / 20 de noviembre de 2006

Aunque erróneamente se le llama "medicina milagro", la medicina hiperbárica es un tratamiento avalado por la Secretaría de Salud y también, un negocio en crecimiento.

La medicina hiperbárica, que consiste en administrar oxígeno en altas concentraciones para mejorar la salud de pacientes con enfermedades como cáncer, diabetes e incluso VIH, tiene un par de años en México y sus resultados son tangibles.

El presidente de la Asociación Mexicana de Oxigenación Hiperbárica y Regeneración Celular (AMOHRC), Alejandro García, afirmó que hace 4 años había 48 centros hiperbáricos en el país y ahora son más de 200, por lo que se ha advertido una fuerte crecimiento.

"Como se ha visto la mejoría de los pacientes con este proceso, hay una efervescencia por este tipo de servicios, tan sólo yo tenía al principio pocos pacientes y ahora cada vez es más popular", refirió.

Una sesión en cámara hiperbárica con duración de hasta hora y media cuesta entre 3 mil 500 y 7 mil 500 pesos en promedio en un hospital privado, sin embargo la AMOHRC ofrece las sesiones por 350 pesos como cuota de recuperación.

"Es un esfuerzo unilateral que hemos hecho, para hacer accesible este servicio, más que nada es una cuestión personal, de crear el servicio para hacerlo accesible a la mayor población, poniendo los precios a costos de operación, pero aún así puedo decir que es un buen negocio", refirió.

La AMOHRC promueve mediante un esquema de asociación de participación de 20 por ciento de las utilidades, una licencia con duración de 10 años, la transferencia de know-how y una cama hiperbárica por un costo de un millón 800 mil pesos.

Refirió que el hecho de que este tipo de medicina se encuentre disponible en hospitales privados a precios muy altos, fue la restricción que le sirvió como oportunidad de negocios.

Expresó que el 90 por ciento de sus pacientes son diabéticos, aunque las camas hiperbáricas son útiles para mejorar hipertensión, parálisis cerebral y cáncer, pero también se usa como medicina preventiva para mejorar la circulación y retrasar el proceso de envejecimiento.