El edil Martín Orozco condicionó que no se diera a conocer al público en general

En las sombras, sexoservidores realizan foro en Aguascalientes

Demandan respeto a sus derechos laborales, como cualquier otro trabajador

CLAUDIO BAÑUELOS CORRESPONSAL / 23 de noviembre de 2006

Aguascalientes, Ags., 22 de noviembre. Trabajadoras y trabajadores sexuales de León, Irapuato, Guanajuato, San Luis Potosí, Querétaro, Distrito Federal y de esta localidad celebraron un encuentro para exigir, entre otras cuestiones, respeto a sus derechos laborales, así como el rechazo a seguir siendo discriminados y estigmatizados por su actividad profesional.

En este primer encuentro se reunieron casi 100 personas en un hotel del centro de esta capital, donde exigieron a las autoridades: "Volteen a vernos y dense cuenta de que somos gente trabajadora; debemos tener los mismos derechos de cualquiera que labora; parece que cuando se habla de prostitución oyen al diablo, pero bien que cuando tienen ganas van a buscarnos".

En conferencia de prensa, asimismo dieron a conocer que la reunión realizada este martes y miércoles fue condicionada por el municipio de esta capital, encabezado por el panista Martín Orozco Sandoval. Indicaron que el edil consintió en que se realizara el foro, pero sin que se informara al público en general, aseguró Natasha Ortiz, dirigente del Grupo de Transgéneros Fangoria.

"Tenemos que decir que si bien nos dieron chance de hacer el foro, también nos dijeron no lo diéramos a conocer; francamente me parece muy mal, porque no nos pueden ignorar, además de que las autoridades municipales, principalmente los (de la Dirección) de Reglamentos y los policías preventivos, son quienes más nos agreden y extorsionan", dijo.

Por su parte, Hilda Pérez, dirigente de la organización Colectivo Sol, integrada por sexoservidoras de León, Guanajuato, indicó que al momento se realiza en diversas ciudades de aquel estado el programa Vida digna, enfocado a evitar que quienes se dedican al sexoservicio, así como los portadores del virus de inmunodeficiencia humano (VIH), sean estigmatizados y discriminados.

Añadió la sociedad cree erróneamente que la mayoría de los y las sexoservidoras padecen síndrome de inmunodeficiencia adquirida. "No se dan cuenta de que quienes más tienen este virus son amas de casa fieles, que sólo han tenido dos o tres hombres en su historia de vida", sostuvo.

A su vez, Alejandra Gil, titular de la Asociación en Pro de los Derechos de las Trabajadoras Sexuales del Distrito Federal ­la primera organización mexicana de este tipo reconocida por la Organización de Naciones Unidas y la Organización Internacional del Trabajo­, se pronunció por que en los tres niveles de gobierno "se busque erradicar (en su gremio) la obligatoriedad de la aplicación de examen del VIH, que, además de caro, no nos da la certeza de ser confiable".