Concentran amas de casa cifras de sida

Por Silvia Garduño / 26 de noviembre de 2006

Estima informe que 36 mil 400 mujeres son portadoras sin saberlo

Entre las mujeres diagnosticadas con sida, las amas de casa son el grupo que aglutina la mayoría de los casos.

Según estimaciones del Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida (Censida), 8 de cada 10 mujeres que padecen este mal en México son amas de casa o tienen una pareja masculina estable.

"Cerca del 80 por ciento se trata de mujeres o amas de casa o que vivían en una relación estable con sus novios o esposos", aseguró en entrevista Jorge Saavedra, director general de Censida.

En 2006 se registraron 44 mil 164 casos de sida más que en el año 2000, acumulando un total de 107 mil 665.

En este período, el grupo de las mujeres registró un incremento proporcional de casos mayor al de los hombres, pues tuvieron un aumento superior al 100 por ciento, al pasar de 9 mil a 18 mil casos.

Además de las mujeres que ya desarrollaron la enfermedad, Censida estima que existen alrededor de 36 mil 400 mexicanas portadoras del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y la mayoría ignora estar infectada.

"En México se está viendo algo que nosotros llamamos la feminización de la pandemia", dijo en entrevista Alejandrina García, asistente en el área de mujer y VIH de la organización Salud Integral para la Mujer (Sipam).

El que el sida haya alcanzado a las mujeres, explicó, tiene que ver con tres fenómenos: el regreso de los migrantes a sus hogares, que los hombres tengan varias parejas sexuales y la bisexualidad.

"Si tú propones el condón como mujer, te dicen que eres una cualquiera o cosas así; en una relación familiar, donde estás casada, vives en zona rural o indígena, plantear el uso del condón es impensable.

"Ese aspecto te hace vulnerable, porque tú no tienes control sobre tu cuerpo ni sobre las decisiones que tienen que ver con tu cuerpo", dijo.

En tanto, Saavedra aclaró que las mujeres que han tomado conciencia del sida son los grupos de trabajadoras sexuales, quienes ya utilizan el condón de manera sistemática, a diferencia de las amas de casa.

"Siempre es mejor acordar la relación sexual protegida, obviamente cuando se planea tener una familia pues entonces la recomendación sería que ambos se hagan el examen de detección de VIH, pero mientras no se esté planeando tener hijos, ¿por qué no utilizar el condón?", sugirió.

Cuando las mujeres acuden a los servicios de salud, advirtió, llegan en etapas avanzadas y tardías de la enfermedad.

En la mayoría de los casos, sostuvo, la respuesta de los esposos es de negación hacia la enfermedad, pues cuesta trabajo convencerlos de que se hagan el examen de detección del VIH, aún cuando es evidente que ellos fueron los transmisores del virus.