Podrían suspender ayuda a enfermos con VIH, alertan

GABRIEL LEON ZARGOZA / 27 de noviembre de 2006

Capitalinas y mexiquenses afectadas por el VIH/sida, sus familiares y organismos de equidad y género, así como legisladoras federales alertaron que con el arribo del próximo gobierno panista se pone en riesgo la dotación nacional de medicamentos para las personas con ese mal, que tan sólo en el Distrito Federal afecta a 3 mil 800 personas.

Cifras proporcionados por los organismos revelan que la ciudad de México es la entidad con el mayor número de cobertura de medicamentos y la que menos incidencia de infectados en el país registra al año.

Al cierre del Encuentro mujeres afectadas por el VIH/sida: mujeres de alma grande, las convocantes informaron que ante la Cámara de Diputados solicitarán leyes que garanticen sus derechos a la salud y a la de sus familiares y mayores partidas presupuestales para atender el creciente problema nacional, que tan sólo en México afecta a 16 mil 500 casos de seropositivas, de las que 87 por ciento fueron infectadas por sus parejas sentimentales.

La jefa del departamento de VIH/sida del Instituto de Salud del estado de México, Beatriz Ramírez, dijo que si la próxima administración decide suspender los programas de coinversión para la adquisición de antirretrovirales, dependiendo de la demanda de cada entidad, podrían concluir estos proyectos de apoyo a infectados.

El foro realizado por Salud Integral para la Mujer (Sipam) llamó a las instituciones de salubridad y educación a incrementar el gasto público para la realización de campañas educativas y preventivas, así como para la adquisición y distribución gratuita de condones masculinos y femeninos, productos cuya venta en Guanajuato ha sido suspendidos, revelaron los asistentes. Además, detallaron, Vicente Fox deja un hueco gubernamental en materia de campañas mediáticas de prevención.

En representación de las mujeres afectadas por virus en la ciudad de México, Magda Padilla mencionó que estarán muy atentas al accionar del gobierno de Felipe Calderón y de su secretario de Salud, "para que no se eche para atrás lo que hemos ganado en cuanto a las políticas en contra de la discriminación y los medicamentos, así como al cumplimiento de los acuerdos internacionales y de la Constitución, que garantiza nuestros derecho a la salud y a una vida digna".