Israel recomienda la circuncisión a OMS contra propagación Sida

28 de noviembre de 2006

Israel ha recomendado a la organización Mundial de la Salud (OMS) que aliente al Tercer Mundo a realizar la circuncisión como medida preventiva contra el virus del Sida.

La recomendación fue hecha por un grupo de expertos israelíes a una delegación de la OMS que se encuentra en la zona, informa el diario israelí 'The Jerusalem Post' en su edición de hoy.

Investigaciones sobre el tema indican que seis de cada diez hombres circuncidados son inmunes al contagio del virus HIV, medida que puede ayudar a controlar la propagación de la enfermedad en el mundo en desarrollo.

Judíos y musulmanes practican la circuncisión a sus varones por convicción religiosa -en recuerdo del Pacto de Abraham con Dios-, y en el mundo la proporción de hombres circuncidados es del 20 por ciento.

Los expertos israelíes recomiendan que esa operación, en la que se le corta el prepucio, sea realizada a adultos y bebés que viven en los países del mundo en desarrollo, según el diario.

Tim Farley, del departamento de Reproducción e Investigación de la OMS, y Timothy Hargreaves, asesor de esa organización, presenciaron ayer esta operación en el hospital Misgav Ladach de Jerusalén, practicada a un inmigrante ruso judío de 21 años que no había sido circuncidado al nacer.

El proceso duró unos 20 minutos, y tras la intervención, hecha por un médico ultraortodoxo, el paciente regresó a casa por sus propios medios.

Inon Schenker, director del Proyecto Sida en Jerusalén y especialista en la prevención de la enfermedad, dijo al diario que en los últimos años más de 20.000 niños, adolescentes y adultos israelíes -inmigrantes de los países de Europa del Este, Etiopía y convertidos al judaísmo- se han sometido a la circuncisión ritual.

Los expertos de la OMS se interesaron más en la práctica en adultos que en niños, para los que la posibilidad de contagio no es inminente por el mero hecho de que no son sexualmente activos.

No obstante, los especialistas israelíes recomendaron una campaña de circuncisiones desde la lactancia, y agregaron que en este caso puede ser realizada por personas que no son médicos, como lo hacen generalmente los rabinos que circuncidan a bebés.

En Israel la circuncisión ritual de bebés la llevan a cabo cientos de rabinos ultraortodoxos -llamados 'mohel'-, y sólo cuando el interesado es ya niño, adolescente o adulto se recurre a los urólogos. En el país sólo una treintena de estos especialistas -todos ellos religiosos- realizan la circuncisión.

Schenker también recordó el caso de la población musulmana, que sigue el mismo rito, pero no a los ocho días del nacimiento, como en el judaísmo, sino hasta los 13 años.

En su caso, la intervención la hacen personal religioso, enfermeros varones y un pequeño grupo de médicos, generalmente en casa o instalaciones sanitarias.

A pesar de su recomendación, el facultativo israelí aclaró que la circuncisión no debe transmitir el mensaje erróneo de que los que la han pasado son inmunes al virus del Sida, porque según las estadísticas cuatro de cada diez se contagiarán igualmente.