La SSa pide a los estados jalar parejo para combatir el VIH

Por: Raquel Vargas Muñoz / Miércoles 29 de Noviembre de 2006

Incrementar la calidad de la atención a las personas seropositivas, reforzar y sistematizar las acciones preventivas y sobre todo, impulsar las acciones contra el estigma y la discriminación, son los retos a superar para que se combata con eficacia al virus del sida, comentó Roberto Tapia Conyer, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en la celebración del Día Mundial de Lucha contra el Sida que se conmemora el próximo 1 de diciembre.

Tapia Conyer, ante representantes de la sociedad civil, hizo un llamado a los estados porque todavía hay disparidad en las respuestas estatales ante el sida, por lo que se requiere su compromiso a “jalar parejo en una lucha que no tiene espacios geográficos definidos”, de ahí la necesidad de una activa participación, que elimine las barreras que se han reflejado en el hecho de colocar por encima creencias o miedos en torno al estigma y la discriminación.

En el Patio Central de la Secretaría de Salud, insistió en el papel de los estados a la luz del compromiso internacional del 2008 cuando se celebre en el país la Conferencia Mundial de VIH/Sida y los ojos de todo el mundo estén puestos en México, por lo que se requiere actuar y ser congruentes con los compromisos nacionales e internacionales.

El Programa Nacional contra el VIH/SIDA fue el primero que se elaboró en una mesa de diálogo, con participación no sólo de todas las instituciones relacionadas, sino de la sociedad civil y personas que viven con este virus.

A decir del funcionario estos avances permitieron a México formar parte del Consejo Directivo de ONUSIDA, ser nuevamente elegidos para representar a América Latina ante el Fondo Global y ser seleccionado por el International AID Society para ser el primer país en Latinoamérica sede de la Conferencia Mundial de VIH/Sida.

Se reestructuró el Consejo Nacional para la Prevención y Control del VIH/Sida (Conasida), integrando de manera activa a la sociedad civil, a fin de que tuviera voz y voto en la definición de las políticas públicas.

Tapia Conyer recordó que en 2000, en la Secretaría de Salud había un mecanismo mínimo de financiamiento para tratamiento a través de FONSIDA, con 40 millones de pesos, para atender a dos mil 300 mujeres y niños.