Conexión entre los contagios por picornavirus y la pérdida de la memoria

Estudios demuestran la posibilidad de que exista una conexión entre los contagios por picornavirus y la pérdida de la memoria

Vida
Silvia Ojanguren
30 de noviembre de 2006

La pérdida de memoria iniciada por un virus puede acumularse a lo largo de la vida de la persona hasta que finalmente le lleva a una deficiencia cognitiva clínica, apunta el doctor Charles L. Howe, neurocientífico de la Clínica Mayo.

Agrega que en uno de los primeros estudios que explora las deficiencias de la memoria relacionadas con una infección viral del sistema nervioso central, se encontraron pruebas de que este problema puede conducir a la pérdida de la memoria.

La investigación, que se realizó con modelos animales, sugiere que una infección asociada al picornavirus posiblemente ejercería algún efecto nocivo en la memoria, dice Howe, autor correspondiente del estudio, publicado en la revista Neurobiology of Disease.

Los científicos dicen que los picornavirus son el grupo más común que infecta a los humanos y pertenecen a la familia de los rinovirus (gripe común), enterovirus, relacionados con dolencias respiratorias y gastrointestinales, encefalitistis o inflamación del cerebro, la miocarditis o inflamación del músculo cardiaco y con meningitis. Otros virus que forman parte de esta familia son los que causan la enfermedad de pie y boca, la poliomielitis y hepatitis A.

La posibilidad de que hubiese una conexión entre las infecciones por picornavirus y la pérdida de la memoria fue lo que intrigó a los investigadores.

En el estudio, se infectó a ratones con el virus de la encefalomielitis (comparable al poliovirus humano) murina de Theiler (ratón). Los investigadores buscaron señales de pérdida de la memoria espacial.

Los que contrajeron el virus presentaron problemas de aprendizaje para navegar por un laberinto diseñado para probar varios componentes de la memoria espacial. El grado de deterioro, que oscilaba desde un cambio imposible de reconocer hasta la devastación, tuvo correlación directa con la cantidad de neuronas muertas en la región del hipocampo en el cerebro del ratón.

Anualmente, los picornavirus infectan a más de mil millones de personas en todo el mundo. Por lo general, las gentes contraen dos o tres infecciones por enterovirus y/o rinovirus anualmente.

En ciertos casos, los virus llegan al cerebro, y pueden causar lesiones duraderas en algunos niños.

"Creemos que los miembros de la familia del picornavirus cruzan al cerebro y causan una variedad de lesiones cerebrales. Por ejemplo, el virus de la poliomielitis puede ocasionar parálisis, además de dañar la médula espinal y otras áreas diferentes del cerebro que se encargan de la función motora. El virus murina estudiado se comportó de igual manera, y lesionó las áreas cerebrales encargadas de la memoria", explica Howe.

Los estudios de casos clínicos indican que las infecciones por picornavirus en humanos podrían relacionarse con inflamación cerebral y daño al hipocampo, zona del cerebro que se encarga de la formación, almacenamiento y procesamiento de la memoria. Se cree que el daño cerebral inducido por una inflamación se relaciona con deficiencias para el aprendizaje y de la memoria.

Generalmente, los virus que eliminan las neuronas del hipocampo no son raros. Por ejemplo, las infecciones causadas por los del herpes o de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) pueden conducir a la pérdida de neuronas; pero la diferencia está en que mientras el daño cerebral producido por estos virus se basa en una infección permanente, el daño cerebral causado por la infección por picornavirus ocurre sólo durante la fase aguda de la infección.