Matrimonios gays

Por Salvador Flores Llamas / Sábado, 02 de Diciembre de 2006

Con el aviso del PRI de que propondrá legalizar en el Distrito Federal el aborto y la eutanasia, secundó al PRD y satélites que ya aprobaron en la Asamblea Legislativa las uniones de homosexuales y lesbianas, y se resaltó el verdadero perfil de un partido que dice buscar el bien de todos, mas sólo quiere halagar a grupos reducidos de costumbres muy especiales --repudiadas por la mayoría social--, a la par que atacar la familia --pilar clave de la sociedad--, y al derecho a la vida de los seres humanos.

Este será un embate más al sentido común, la convivencia y la opinión mayoritaria de los mexicanos por los diputados locales de PRD, PRI, Convergencia, PT, Alternativa Social, que ya aprobaron la Ley de Sociedades de Convivencia, que legalizó la unión de personas del mismo sexo, dizque para otorgarles derechos, reconocidos ya en el Código Civil y en otras normas.

Tal unión permite a los actores formar y registrar un hogar común, con obligación de ayuda mutua y derechos hereditarios, tutelados ya legalmente. Faltó la adopción de menores, pero se dio un paso muy importante para admitirla.

Es un golpe directo a la familia --núcleo básico de la sociedad, al que tan necesario es reforzar en esta hora de disgregación social y política--, y un avance para legalizar los matrimonios --no uniones--, homosexuales, so pretexto de no discriminar a minorías, lo que es del todo falso, pues la Constitución señala que todos somos iguales ante la ley.

El PRD y socios hicieron gala de engaño, mayoriteo y oportunismo por no hacer falta la ley. Para aprobarla aprovechó su mayoría en la Asamblea Legislativa, como lo hacía el PRI en su tiempo --lo que tanto le criticó el propio PRD--, para aplastar a quienes se le opusieron, además de que así le allanó el camino a Marcelo Ebrard, para que como jefe de gobierno no tenga que pagar el costo político de este desaguisado.

Costo que los propios diputados perredistas se dijeron dispuestos a sufragar y será grande, pues muchos grupos religiosos y civiles rechazan esa aberración legal e instaron al actual jefe de gobierno, Alejandro Encinas, a no promulgarla; pero lo hizo, pese a haber ofrecido que la estudiaría y consultaría a expertos en la materia. Por eso los opositores  solicitaron a la Suprema Corte que la declare anticonstitucional.

No escapa que esto es venganza de López Obrador porque el cardenal Norberto Rivera reconoció al Presidente electo, pues cuando tres años atrás se presentó el mismo proyecto legislativo a la ALDF, el Peje lo detuvo a petición de Su Eminencia.

Está visto que el PRD controla políticamente al DF porque lo apoyan mafias que capitanean René Bejarano y su mujer Dolores Padierna (y hermanos de ambos), como el ambulantaje, taxis piratas, los Panchos Villas y demás grupos violentos que de continuo azotan a los capitalinos con marchas y plantones y son la claque que vota por candidatos perredistas a los puestos de elección en la capital.

Los diputados del PAN detectaron 60 inconsistencias jurídicas en el proyecto de ley y 18 fallas de procedimiento en el dictamen aprobatorio; propusieron por ello hacer un estudio integral en lo legal y sociológico y consultar a especialistas en diversas áreas, sobre todo la civil, antes de la aprobación.

Las inconsistencias --dijo el diputado J. Antonio Zepeda--, son de técnica legislativa y oposición a normas del Código Civil, a la Ley Orgánica y al Reglamento Interior de la Administración Pública y al del Registró Público de la Propiedad y de Comercio del DF.

Es innecesaria la ley porque los derechos que enumera pueden adquirirse mediante contratos previstos en esas normas. De ahí que la protección que dicen brindar es mero pretexto para legalizar uniones homosexuales y lesbianas, a las que por fortuna no se permitió adoptar niños, a quienes podrían inculcar sus desviaciones sexuales.

De esta ley dijo el presidente del Episcopado, Carlos Aguiar Retes que atenta con la familia y pone en riesgo el delicado tejido social, y siempre que “el valor de la familia sea amenazado por presiones sociales y económicas, la Iglesia reafirmará que la familia entre un hombre y una mujer es necesaria, no sólo para el bien privado de cada persona, sino también para el bien común de toda sociedad, nación o estado".

El matrimonio --agregó--, es la base de la familia, como ésta es su vértice, por eso es imposible separar una del otro. La familia no está en función de la sociedad ni el Estado, sino éstos están en función de ella. La familia es el núcleo humano fundamental; según sea ella será la nación, pues así es el hombre, y el futuro de éste se decide en la familia.

Con la Iglesia católica otras agrupaciones religiosas fustigaron también la ley y un grupo de abogados católicos elevó al jefe de gobierno una argumentación jurídica para solicitar que la vetara.

Como la promulgó, la diputación local panista decidió solicitar su inconstitucionalidad ante la Suprema Corte con las firmas de diputados de otros partidos que votaron igualmente en contra o se abstuvieron para completar 22, la tercera parte de los 65 miembros de la ALDF.

El arzobispado de México expresó a través del semanario Desde la Fe: “Una ley que nace bajo la mentira, ha huido al debate y al consenso y es aprobada en lo oscurito con grosero mayoriteo y atenta contra los valores del Evangelio, no puede ser aceptada por los católicos, y la próxima vez que acudan a las urnas deberán apelar seriamente a su conciencia cristiana antes de emitir su voto por un partido que no busca el bien de la sociedad, sino la destrucción de su bien más preciado, la familia".

Lo más lamentable es que el Sol Azteca haga todo esto para cumplir una revancha del Peje contra el cardenal Rivera, y ahora redondea su hazaña al atentar contra la vida humana con despenalizar aborto y eutanasia --junto con el PRI y socios--, así vaya contra el parecer de la mayoría de mexicanos y socave la convivencia social y la familia dizque por proteger derechos reconocidos ya en la Constitución, el Código Civil y otras leyes.

He aquí un botón de muestra de las aberraciones jurídicas que habría promovido AMLO para todo el país, de haber llegado a la Presidencia. Se confirma que es un peligro real para México, como se dijo en la campaña y él replicó indignado que lo calumniaron con ello.

Luego que no se quejen por el rechazo del voto mayoritario.