La tendencia sobre la epidemia dependerá del cuidado que tengan los jóvenes, dice

Este año crecerá más el número de infectados en el VIH, reporta la OMS

Gabriel León Zaragoza / 4 de diciembre de 2006

De acuerdo con el informe más reciente sobre la situación de la epidemia del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que al concluir el año en América Latina y el Caribe habrá un millón 950 mil personas contagiadas, 210 mil más que en 2004, y el número de casos ascenderá a 167 mil, 12 mil más que hace dos años.

En su análisis, la institución internacional destaca al Caribe como la región que se mantiene como la segunda más afectada del mundo, sólo superada por el Africa subsahariana, donde 250 mil personas viven con el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), además de las 19 mil vidas que el mal cobró. Haití y República Dominicana son las naciones que registran las tres cuartas partes de los afectados.

Para el organismo panamericano las epidemias heterosexuales del Caribe ocurren en un contexto de fuertes desigualdades de género y se alimentan por una robusta industria del sexo, que atiende a clientes locales y foráneos.

México registraba aproximadamente a 180 mil personas con sida el año pasado, y la epidemia se concentraba principalmente entre homosexuales, sexoservidores y sus clientes, y consumidores de drogas intravenosas.

Con base en el reporte anual sobre la epidemia en el mundo que publicó recientemente la Organización Mundial de la Salud y el ONUSIDA, la OPS señaló que la prevalencia promedio del VIH en América Latina es de 0.5 por ciento. Pero, ésta es mayor en países como El Salvador, Guatemala y Panamá, donde alcanza casi el uno por ciento y en Honduras asciende a 1.5 por ciento.

De acuerdo con el órgano internacional, el futuro de la tendencia sobre la epidemia mundial del VIH sida dependerá mucho de los comportamientos que adopten o mantengan los jóvenes, así como de los factores contextuales que afecten sus decisiones. En atención a este sector social, los llamó a tomar decisiones acertadas sobre su vida sexual, pero sobre todo a que se realicen la prueba del VIH.

El informe con datos recabados al primer semestre de 2006, estimaba que en Latinoamérica y el Caribe 345 mil personas estaban recibiendo tratamiento contra el VIH con antirretrovirales, lo que representa un 75 por ciento de las personas que necesitan estos medicamentos. Para la OPS "se trata de la más alta cobertura del mundo en desarrollo".

Al cierre de junio de este año, por primera vez en la historia de la epidemia se observó un leve descenso en el número de muertes por VIH en el Caribe, de 21 mil en 2004 a 19 mil en 2006. A pesar del incremento en el acceso a tratamientos, en América Latina el número de muertes pasó de 53 mil a 65 mil en el mismo periodo, lo que en promedio representa 200 muertes diarias por VIH en América Latina y el Caribe.