Riesgo de que criterios administrativos sustituyan al interés por el paciente

Conasida exige un incremento en los recursos para la prevención del VIH

Necesario, etiquetar los montos destinados a la compra de antirretrovirales: Díaz

ANGELES CRUZ MARTINEZ

Desde julio de 2005, el Consejo Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Conasida), organismo interinstitucional, exigió que se especificara el monto de los recursos para la atención de la enfermedad dentro el Fondo de Gastos Catastróficos, lo que hasta ahora no ha ocurrido "por la negativa" del comisionado de Protección Social en Salud, Juan Antonio Fernández. Para las organizaciones civiles, esta situación representa el riesgo de que en el manejo de los recursos prevalezcan los criterios económico-administrativos y no los de la salud de las personas.

El temor de las agrupaciones se origina en que en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2007 se quitaron al Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida) alrededor de 300 millones de pesos y se asignaron al Fondo de Gastos Catastróficos. En esa bolsa ­con la que también se financia la atención de otros padecimientos con alto costo de atención­ se ubica la totalidad de los recursos necesarios para garantizar los tratamientos antirretrovirales de 15 mil personas que viven con VIH/sida y carecen de acceso a la seguridad social.

Así ha sido desde 2004, cuando inició el programa de acceso universal de medicamentos para VIH/sida. Sin embargo, el problema que señala Arturo Díaz, vocal del Conasida, es que el presupuesto continúa sin ser etiquetado, por lo que es imposible saber con precisión cuánto dinero se asigna a la atención médica del VIH.

Llama la atención del activista el hecho de que el PEF asigna 26 mil 594 millones 924 mil 891 pesos a la Comisión Nacional de Protección Social en Salud. De esta cifra, dos mil 236 millones 140 mil 827 pesos se destinan al financiamiento de la atención de enfermedades que provocan "gastos catastróficos."

Sólo para la compra de las terapias antisida se requiere de una ampliación ligeramente superior a 30 por ciento con respecto al monto ejercido en 2006 (mil 23 millones de pesos). El año pasado la Cámara de Diputados autorizó el ejercicio de 800 millones para la compra de antirretrovirales, y a mediados de año se necesitó una ampliación de 223 millones de pesos.

Para 2007, los cálculos de Censida señalan que se incorporarán alrededor de cuatro mil 800 nuevos pacientes y se requerirá un presupuesto de mil 342 millones de pesos.

Aunque la Secretaría de Salud (Ssa) ya ha asegurado que está garantizada la atención médica integral de los seropositivos, medicamentos incluidos, por el hecho de que el PEF no desglose los montos para cada padecimiento existe el riesgo de que ese dinero se "diluya" entre todas las enfermedades, afirmó Arturo Díaz.

Y es que del mismo fondo tiene que salir el financiamiento para los tratamientos de cáncer cérvico uterino, todos los tumores de la infancia, los tratamientos para insuficiencia renal, las cirugías de cataratas y los cuidados intensivos del recién nacido prematuro, los cuales también son de muy alto costo.

Además, al dejar a Censida sin un solo peso para la compra de las terapias, "está en el limbo" la rectoría del Programa Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida, que hasta ahora ha tenido Censida. Se supondría que todo será manejado por el Sistema de Protección Social en Salud, el cual se rige por criterios económico administrativos, indicó Arturo Díaz.

También se refirió a las complicaciones administrativas que recientemente ha enfrentado el SPSS y su brazo operativo el Seguro Popular, para certificar a las clínicas especializadas en la atención del VIH/sida, porque les quieren aplicar los mismos criterios que si se trataran de unidades médicas de primer nivel, sin que lo sean. Lo que ocurre, entonces, es que se les niega el acceso a la red de clínicas y hospitales del Seguro Popular y a los recursos económicos, aseguró.

De acuerdo con el activista, una gran parte de toda la problemática se habría resuelto desde hace varios meses si el comisionado de Protección Social en Salud, Juan Antonio Fernández, hubiese atendido las peticiones de Conasida para etiquetar el dinero asignado a la atención de VIH/sida Sin embargo, su única respuesta ha sido "lo vamos a analizar".

En tanto, Arturo Díaz reiteró su exigencia para que en el presupuesto de 2007 se aumente el monto de los recursos para la prevención. Por primera vez en este año hubo un incremento sustancial al pasar de cinco a 104 millones de pesos.

Con el dinero autorizado para este año, Censida pudo aumentar su capacidad de compra de condones a 30 millones de piezas cuando en años anteriores sólo podía adquirir 4 millones; así como financiar campañas diseñadas y aplicadas por más de 100 organizaciones civiles, entre otras acciones.