Ojo Clínico / VIH - sida, aún falta mucho

Por Enrique Goldbard / 10 de diciembre de 2006

Se ha convertido ya en una especie de ritual, con motivo del Día Mundial del Sida, hacer públicas las cifras de la pandemia de VIH-sida, que incluye el habitual recuento de infectados, muertos, huérfanos y demás víctimas de la enfermedad infecciosa más temible de la historia moderna.

Nos enteramos así de que existen cerca de 40 millones de personas en el mundo viviendo con el virus, el 48 por ciento de los cuales son mujeres (59 por ciento en África subsahariana), 2.3 millones son niños, alrededor de 3 millones de personas murieron de sida en el 2006 y más de 4.3 millones se infectaron en el mismo periodo.

No obstante, una información importante, que muchas veces se soslaya, es la que se refiere a las personas infectadas por el virus que no reciben tratamiento antirretroviral.

Para vergüenza de nuestra sociedad, solo 1.6 millones de personas tienen acceso al tratamiento en los países en vías de desarrollo, contra 6.8 millones que requieren de los fármacos por encontrarse en estadios avanzados del padecimiento (AVERT, 23/11/2006).

Esto sin considerar a los millones de enfermos que en las etapas primarias de la infección podrían ser enormemente beneficiados con la medicación y que difícilmente poseen los recursos económicos para adquirirla.

La Coalición Internacional de Preparación para el Tratamiento (ITPC, por sus siglas en inglés), un grupo de 800 activistas de más de 125 países, publicó -precisamente el pasado 1 de diciembre- un reporte que evalúa los esfuerzos realizados por la comunidad internacional para incrementar el acceso a la terapia antirretroviral en países de ingreso bajo y medio.

El reporte llamado Fallando el Blanco (Missing the Target), demanda acción inmediata y específica para evitar un déficit masivo en los compromisos globales contra el VIH-sida.

Este documento, confeccionado por líderes del ámbito de la lucha contra la pandemia en seis de los países más castigados por la misma -República Dominicana, India, Kenia, Nigeria, Rusia y Sudáfrica-, aparece un año después de haber finalizado la campaña "3 por 5" (tratamiento antirretroviral para 3 millones de personas en países pobres para el 2005) de la OMS, que quedó muy corta en cuanto al cumplimiento de sus objetivos.

En el mismo tenor, los países del Grupo de los 8 (EU, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Rusia) se comprometieron el año pasado a llegar lo más cerca posible del acceso universal al tratamiento y prevención de la enfermedad para el 2010; aunque la comunidad internacional no se ha puesto de acuerdo en el significado de "acceso universal", un reporte de la ONUSIDA, de mayo del presente año, lo cuantificó en 9.8 millones de personas en tratamiento.

Esta meta, como en el caso del "3 por 5", se ve igualmente inalcanzable. A decir de Chris Collins, miembro del ITPC: "Siguiendo el ritmo actual de disponibilidad de los medicamentos, el acceso universal será para alrededor de 5 millones de personas menos de lo planeado".

El eslogan que ha utilizado la Campaña Mundial del Sida (WAC, por sus siglas en inglés), organización responsable del Día Mundial del Sida, ha sido -a partir del 2005- "Detengan el Sida: Mantengan la promesa", frase que se traduce en una petición a los gobiernos, legisladores y autoridades locales de salud para comprometerse a cumplir las metas que se han fijado en la lucha contra la enfermedad.

Para este año, el tópico diseñado para inspirar a los ciudadanos en todo el mundo es "rendición de cuentas", es decir, ejercer presión sobre los líderes políticos para que se responsabilicen de sus promesas dando seguimiento a su progreso.

Compromisos como el del Grupo de los 8 para el año 2010 y la Meta de Desarrollo del Milenio (que consiste en detener y revertir la diseminación del VIH-sida) para el 2015 se encuentran en serio peligro de ser marginados o ignorados, de no mantenerse a como dé lugar el apremio de las organizaciones de la sociedad civil. No es momento de aflojar en la lucha.

NOTA: Con el recorte de recursos destinados a la lucha contra el VIH-sida en el proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación, ¿habrá ahora que agregar a México a la lista de países que han incumplido sus metas?

¡Cuidado! Esto se traducirá en aumento de la mortalidad, del contagio y de la inconformidad.

hgoldbard@medscape.com