Ante el drástico panorama, ONG lanzan programa de educación sexual para menores

En México, 14 casos diarios de VIH durante 2006, reporta el Censida

MARIANA NORANDI / 10 de diciembre de 2006

El Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida (Censida) asegura que en México existen 182 mil personas infectadas por el VIH, de las cuales gran parte lo adquirieron antes de cumplir los 20 años. En 2006, se reportaron diariamente 14 casos nuevos de personas con la enfermedad y en 46.7 por ciento de éstos el contagio ocurrió por la vía sesxual. La transmisión heterosexual va en aumento, y en estados como Tlaxcala, Puebla, Chiapas e Hidalgo, ésta ha llegado a ser la principal ruta de propagación del mal.

Por otro lado, la migración parece estar teniendo efecto sobre la diseminación hacia zonas rurales y entre las mujeres. Ante este panorama, la Red por los Derechos de la Infancia en México, Ririki Intervención Social y el Censida han desarrollado un programa de educación destinado a niños llamado "Juego y aprendo con mi sexualidad".

Nashieli Ramírez, de Ririki Intervención Social y coordinadora del proyecto, señaló que éste se fundamenta en tres aspectos: el conocimiento de los derechos sexuales; la difusión de información y educación sexual; y participación infantil.

Este programa consistió en cinco juegos creados por 27 niños de 11 a 15 años de edad. Entre ellos aparece el llamado "Maratón de espermatozoides", juego de educación sobre el tema cuyo fin es el sexo seguro, o el "Tuister de mis derechos" el cual está diseñado con base en proporcionar información sobre derechos sexuales.

Estas actividades han sido creadas por niños del DF, a excepción de la "Lotería de la prevención" que fue ideado por niños jornaleros agrícolas de Sinaloa.

En este contexto, Ramírez expresó su preocupación por la propuesta de egresos recientemente presentada por el Ejecutivo Federal a la Cámara de Diputados, en la que el presupuesto al Censida pasa de 557 millones de pesos en 2006 a 160.7 millones para el próximo año, "recorte que impacta al rubro de la prevención y atención en 54 por ciento; 84 por ciento en el servicio de salud y 60 por ciento al de capacitación".

Añadió que "estas medidas contravienen las recomendaciones en junio pasado del Comité de Derechos del Niño de la ONU al Estado mexicano, las cuales señalan que es necesario mejorar la educación de los adolescentes en materia de salud sexual y reproductiva, especialmente en escuelas, con miras a reducir la incidencia de embarazos y enfermedades de transmisión sexual entre adolescentes".

La especialista señaló que el recorte presupuestal al Censida también afecta la asistencia a las adolescentes embarazadas y la educación sanitaria, así como los esfuerzos para luchar contra el VIH/sida, en particular mediante campañas de sensibilización.

Ramírez recordó la conclusión de la XVI Conferencia Internacional sobre Sida, en agosto pasado en Toronto, en donde se afirmó que existen conocimientos y herramientas científicas suficientes para evitar nuevas infecciones y prolongar la vida de los seropositivos, incluso en las zonas más pobres.

"Pero sigue haciendo falta la voluntad política para que lo que dicen los gobernantes del mundo en su apariciones públicas se traduzcan en programas integrados y efectivos de prevención, atención y tratamiento del VIH para todos y todas. En este contexto, nos preguntamos cuál será la posición del Estado mexicano cuando, en 2008, nuestro país sea sede de la próxima Conferencia Internacional sobre Sida", se preguntó Ramírez.