La Ley de Sociedades de Convivencia en Colima

Pedro Puente / 10 de diciembre de 2006

A pesar que en el Distrito Federal fue aprobada la Ley de Sociedades de Convivencia que otorga a las parejas del mismo o de distinto sexo y a otras formas de convivencia doméstica fuera del matrimonio o del concubinato, sus derechos de sucesión, tutela, alimentación, seguridad social y vivienda, todo esto basado en la ayuda mutua, la solidaridad y la voluntad de permanencia, sin importar el sexo ni la orientación sexual de las personas, y sin que necesariamente exista trato sexual ni parentesco alguno entre ellas; en Colima aún no se ha dado el primer paso para que una ley semejante sea aprobada.

Esta ley ha incomodado a algunos sectores de la sociedad que son considerados como conservadores, quienes manifestaron ya su postura de desacuerdo por la aprobación, argumentando que los homosexuales y las lesbianas ya gozan, “como cualquier ciudadano”, de todos los derechos que confiere la legislación mexicana y, por tanto, no hay necesidad de una ley que pretende tutelar derechos que, según ellos, ya están contemplados en otras leyes.

Es necesario aclarar que esta norma solamente tendrá efectos en la capital mexicana y está dirigida a personas de diferente o del mismo sexo que decidan vivir juntos y no tengan un nexo familiar directo, pero es un primer paso para que los demás estados tomen en cuenta la promulgación de una norma igual o parecida.

NO ES NATURAL: ENRIQUE MICHEL

El diputado local y presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Atención a Migrantes y Equidad de Género, Enrique Michel Ruiz, al ser entrevistado respecto a la ley de convivencia señala que: “debe escucharse y atenderse todas las corrientes de la sociedad y dar acceso a todas las inquietudes y planteamientos que realicen los diferentes grupos, sin importar las preferencias de cada persona, lo que se debe fomentar y promover es el respeto hacia el ser humano y debemos legislar a favor de toda la sociedad”.

Señaló que “en Colima, en este momento, no creo que existan condiciones totalmente favorables para que se apruebe una ley como la que se aprobó en el Distrito Federal; sin embargo, en la comisión que presido estamos abiertos para participar en foros”.

Michel Ruiz se declaró creyente católico, pero señala que “respetando el derecho de las demás personas de manifestarse, no creo que sea algo natural que se de una sociedad entre dos personas del mismo sexo, creo que el principio fundamental del ser humano es la multiplicación de la especie y en este sentido no se da”.

NO PROMOVERÉ UNA LEY SEMEJANTE

Al cuestionarle si por parte de la fracción panista, en el Congreso estatal, se presentará alguna iniciativa de ley semejante a la ley de convivencia del Distrito Federal, indicó el diputado que “hasta el momento no tengo ninguna solicitud para promover una ley semejante en nuestro Estado, y de mi parte como no soy miembro de este tipo de sociedades no la voy a promover”.

MARCO ANTONIO PÉREZ GASPAR: RECOMENDACIÓN DE LA ONU

Marco Antonio Pérez Gaspar, representante en nuestro Estado de Democracia y Sexualidad (Demisex, A. C.), al opinar sobre ésta ley señala que: “es un avance en la defensa de los derechos humanos, México ha firmado tratados y convenciones respecto al derecho y respeto de la comunidad lésbico-gay, bisexual, transgénero, además que existen recomendaciones de la ONU al gobierno federal para que avance en el marco jurídico en la protección de los derechos sociales y civiles de las parejas homosexuales”.

Indicó que “es una iniciativa que tiene seis años cabildeándose en la asamblea legislativa y su aprobación fue en un momento coyuntural, pero consideramos que en Colima se debería discutir una iniciativa de éste tipo, pues ya se dieron a conocer las posturas de las fracciones panistas y priístas en el Congreso; a su vez el gobernador comentó que en Colima esto no pasaría, pero sería un poco inconsistente esta declaración, ya que en la quinta semana de la diversidad sexual organizada por el gobierno del Estado, se le entregó el Plan Nacional Contra la Discriminación, en donde hay propuestas de reforma en el marco legal, señalando que se revisaría y trataría de aplicar estas reformas en Colima”.

Agrega Pérez Gaspar que “lo que ha favorecido a Colima es que las organizaciones que trabajamos a favor de los derechos humanos empecemos a visualizar la situación y poner el dedo en la llaga para nombrar la cosas por su nombre y decir que hay homofobia en Colima, eso ya es un paso importante y se debe considerar que los derechos humanos son para todos”.