Prueba circuncisión eficacia contra sida

Por Donald G. McNeil Jr. / 14 de diciembre de 2006

Encuentra estudio que hombres operados tienen la mitad de riesgo de contagio

NUEVA YORK.- Circuncidar a los hombres africanos puede reducir un 50 por ciento su riesgo de contraer el sida, informaron ayer hoy los Institutos Nacionales de la Salud, un organismo dependiente del Departamento de Salud de Estados Unidos.

Según el informe, esta práctica funcionaba tan bien que sería una falta de ética no ofrecerla a los hombres sin circuncidar que participaban en las pruebas hechas en África.

Los expertos en el sida celebraron inmediatamente el resultado, diciendo que le daba al mundo una nueva forma de combatir la propagación del sida, y los directores de los dos mayores fondos en la lucha contra la enfermedad dijeron que considerarían pagar a hombres de bajos recursos sus circuncisiones.

"Esta es una noticia muy emocionante", dijo Daniel Halperin, especialista en VIH en el Centro de Población y Desarrollo de la Universidad de Harvard, quien argumenta desde hace años en publicaciones científicas que la circuncisión retrasa la propagación del sida en las partes de África donde se practica.

"No tengo ninguna duda de que, cuando conozcan la noticia, millones de hombres africanos querrán circuncidarse, y eso salvará muchas vidas", agregó Halperin en entrevista desde Zimbabwe.

Sin embargo, los expertos advirtieron que la circuncisión no es el remedio total. Sólo disminuye las posibilidades de contraer el virus, es cara en comparación con los condones, la abstinencia u otros métodos, y la cirugía implica graves riesgos si la realizan curanderos que utilizan hojas o cuchillas sucias, como suele suceder en el África rural.

"Los mensajes de educación sexual dirigidos a los jóvenes tienen que dejar claro que esto no significa que tienen una protección absoluta", dijo Anthony S. Fauci, investigador del sida y director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que patrocinó las pruebas. La circuncisión debería agregarse a otros métodos de prevención, no reemplazarlos, dijo.

Las dos pruebas se llevaron a cabo entre casi 3 mil hombres en Kisumu, Kenia, y casi 5 mil hombres en Rakai, Uganda. Ninguno estaba infectado con VIH; estaban divididos en grupos de circuncidados y no circuncidados. Se les dieron consejos para tener sexo seguro -aunque es de suponer que muchos no los siguieron- y se les volvieron a realizar pruebas con regularidad.

Las pruebas fueron detenidas esta semana por el consejo de Seguridad de la Información y Monitoreo de los Institutos Nacionales de la Salud cuando los datos mostraron que los hombres kenianos tuvieron una reducción del 53 por ciento en nuevos casos de VIH y que los ugandeses tenían una reducción del 48 por ciento.

En Kenya, 22 de los mil 393 jóvenes circuncidados en el estudio contrajeron la enfermedad, en comparación con 47 de los mil 391 hombres sin circuncidar.

Esos resultados se hacen eco de los hallazgos de una prueba completada el año pasado en la ciudad de Orange Farm, en Sudáfrica, financiada por el Gobierno francés, que demostraba una reducción del 60 por ciento entre los hombres circuncidados.

Dos agencias, una dependiente del Departamento de Estado, y la otra financiada por un número de países, dijeron que ahora estarían dispuestas a pagar las circuncisiones, cosa que no estaban dispuestas a hacer antes citando la falta de datos fiables.

The New York Times / Traducción: Lluis Aique Iglesias

 

Datos alentadores

Los investigadores han aclarado en que la circuncisión no sustituye a la prevención.

· Unos 8 mil hombres kenianos y ugandeses participaron en el estudio.

· 53% menos contagios registraron los kenianos circuncidados.

· 48% menos contagios tuvieron los ugandeses.