“Buscamos respeto, no privilegios”

Tres organizaciones homosexuales, consultoras de la ONU

México DF, 13 dic 06 (CIMAC).-

El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC, por sus siglas en inglés) concedió estatus consultivo a tres organizaciones de homosexuales (gays, lesbianas, bisexuales y transexuales LGBT), con lo cual se les faculta para entrar a las Naciones Unidas, participar en su trabajo y hablar con su propia voz, informó la Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (IGLHRC, por sus siglas en inglés).

De esta forma, las organizaciones: ILGA-Europa, la sección europea de la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays; las asociaciones nacionales de lesbianas y gays de Dinamarca y de Alemania, LBL y LSVD “hemos conseguido hacer mella en la homofobia estatal, que ya no permanecerá sin respuesta”, declaró Rosanna Flamer-Caldera, cosecretaria general de ILGA.

Ningún otro grupo LGBT gozaba hasta hoy de este derecho, exceptuando a la Coalición de Lesbianas Activistas, un grupo con base en Australia (COAL).

“Es un momento muy especial para el movimiento LGBT internacional: esta histórica decisión es continuación de la declaración hecha en Noruega, en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en nombre de 54 países, para tratar la orientación sexual, la identidad de género y las violaciones de derechos humanos cometidas con base en dichas características", dijo la activista.

ILGA, una federación de 550 grupos LGBT de todo el mundo, lleva trabajando varios años para que la orientación sexual y la identidad de género salgan del “armario” en las Naciones Unidas.

El primer discurso sobre los derechos LGBT se pronunció en su nombre en 1992. En 2006 ILGA celebró su conferencia mundial en Ginebra, la sede europea de las Naciones Unidas y organizó cuatro foros de debate sobre asuntos LGBT en la segunda sesión del Consejo de Derechos Humanos.  

ILGA también comenzó una campaña para intentar que el mayor número posible de grupos LGBT solicitase el estatus consultivo en ECOSOC. En una clara muestra de inquietud y en un intento por evitar cualquier debate sobre la orientación sexual y la identidad de género, algunos países miembros del ECOSOC fueron aplazando el debate de reunión en reunión valiéndose de maniobras procesales. “Esta última reunión del ECOSOC no es sino la cuarta este año en la que se debían tratar las solicitudes de los grupos LGBT", declara Rosanna Flamer-Caldera.  

“Algunos Estados argumentan o temen que podamos estar pidiendo derechos especiales y usan esto como coartada para impedirnos entrar en la ONU", dice Flamer-Caldera. “No se trata de derechos especiales. Se trata de la igualdad y universalidad de los derechos humanos. Pedimos que se reconozca el derecho a no ser discriminados por ser como somos, como personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.”

“A nivel internacional, esto significa empezar para que las Naciones Unidas reconozcan el mero hecho de que las personas LGBT existen, de que se pueden organizar en grupos y de que, como tales, participar en el trabajo de la ONU y protestar contra las numerosas violaciones de derechos humanos que todavía sufrimos en todo el mundo".

ILGA agradece su apoyo a todas las ONG que han participado en esta campaña, especialmente a Arc Internacional e ISHR, el Servicio Internacional para los Derechos Humanos.  

En 2007 el ECOSOC tomará en consideración las solicitudes de otros 7 grupos LGBT.  

06/GG