'Producen' risas Adal y Pedro

Por Flavio Díaz / 15 de diciembre de 2006

Crítica: 'Los Productores'

Hace algún tiempo Mel Brooks dijo: "Llegué al mundo del espectáculo para hacer el mayor ruido posible, y pretendo seguir haciéndolo mientras pueda". Con el montaje mexicano de Los Productores, se ha salido de nuevo con la suya.

La obra, que se estrenó el miércoles en el Centro Cultural Telmex, es una puesta en escena técnicamente perfecta, y más importante aún, con mayor gracia y sentido del humor que el original de Broadway.

Es quizá el musical más divertido de éste y de muchos años. El reparto del día del debut ofreció una función inolvidable, y el equipo técnico, un despliegue impresionante, desde la iluminación y el sonido, hasta las coreografías y el vestuario.

Pedro Armendáriz, en el papel del chapucero productor Max Bialystock, es un verdadero deleite. Habrá que ver después a Alejandro Clava en el mismo rol. La noche del estreno, Calva, uno de los mejores comediantes de nuestro país, se robó la función en el papel de Roger de Bris, el exuberante director de teatro gay.

Adal está irreconocible como Leo Bloom, el taciturno contador del cínico y encantador Bialystock, rol que alternará con Juan Manuel Bernal.

Los Productores es un musical fantástico, divertido y deslumbrante con una puesta en escena de primer orden, un reparto excelente, y con un sentido de oportunidad insuperable al ofrecernos un cierre de año con sonora carcajada, producto del ingenio del autor, en un momento en que los mexicanos realmente necesitamos reírnos.

Con una oferta de musicales en el DF que, si bien es dispareja, resulta muy atractiva, desde Víctor Victoria y Vaselina, hasta Hoy no me Puedo Levantar, y Aventurera, Los Productores engalana la cartelera.

 

* El autor es crítico de teatro