Panorama del VIH/Sida

SALUD - 12/17/2006
Dra. Aliza A. Lifshitz *

Onusida, la oficina de la Organización de las Naciones Unidas encargada de lo relacionado con el VIH/Sida, estima que en el último año ocurrieron más de 4.3 millones de casos nuevos de la infección por VIH. La epidemia sigue creciendo a una velocidad que ahora se aproxima a diez infecciones nuevas cada minuto, lo que hace que miles de casos nuevos se sumen a los más de 40 millones de personas que padecen la infección alrededor del mundo. Como si fuera poco, la mayoría contrae la infección antes de los 25 años y más de la mitad muere como por el Sida, antes de cumplir 35.

Los avances técnicos, terapéuticos y científicos de los últimos tiempos, han hecho creer que la epidemia del VIH se encuentra controlada o que, en caso de presentarse la infección, esta se puede manejar a largo plazo, pero lo cierto es que la situación actual del VIH/Sida se encuentra lejos de estar controlada. El caso particular de muchos países de Latinoamérica, donde los índices van en aumento, empeora, pues se carece de programas de prevención y control que estén al alcance de las necesidades y que generen un impacto evidente en la población.


Un compuesto podría impedir el desarrollo del cáncer del seno. Unos científicos de la Universidad de California, Irving, usaron el fármaco RU-486, que se conoce también como la píldora abortiva, para mantener unos tumores controlados en ratones criados con un gen destinado a provocarles cáncer de seno. Nadie sugiere que las mujeres usen la píldora abortiva de ese modo. Pero este experimento ayudó a ilustrar cómo el tristemente célebre gen del cáncer de seno BRCA1 hace su trabajo sucio, al activar a una hormona llamada progesterona que la droga RU-486 consigue bloquear. Si los investigadores pudieran crear un bloqueador más seguro para la hormona, tendríamos finalmente una alternativa para las mujeres con un gen cancerígeno. Aproximadamente 212,000 mujeres en EE.UU. recibirán el diagnóstico de cáncer de seno este año. Sólo de 5 a 10% será de tipo hereditario.

Gracias a las investigaciones, es posible que en un futuro no muy lejano, exista una verdadera alternativa para las mujeres en riesgo.

* La Dra. Aliza A. Lifshitz, es autora del libro ‘Mamá Sana, Bebé Sano’