Chihuahua: La Ley de Convivencia no es una "ley gay''

Asociación civil Fátima / Heidi Rodríguez

Domingo, 17 de Diciembre de 2006

Es muy importante que no se tergiverse la Ley de Convivencia para el Estado de Chihuahua como una “ley gay”, pues sus términos reales beneficiarán a un enorme número de personas que actualmente están desprotegidas legalmente, enfatizó la directora de la asociación civil Fátima, Carmen Tarín Béjar.

Subrayó que en lo analizado dentro del cuerpo de la citada ley, no se establece en ningún renglón facultades o condiciones legales para realizar un matrimonio entre personas del mismo sexo, como lo informó un periódico local, este pasado viernes.

“La Ley de Convivencia habla de obtener derechos de herencia y seguridad social, pero para nada se menciona el matrimonio gay ni siquiera la adopción, hasta donde yo tengo entendido es sólo la definición de ‘familia’, reconociéndola en un término más diverso”, puntualizó.

De tal forma destacó que hasta el momento un hijo de madre soltera es señalado como que no tiene familia por no tener padre y en términos básicos ni siquiera la pareja es “familia”, la línea directa de ésta la integran los hermanos y los padres.

“En Fátima tuvimos una vecina que dedicó toda su vida a cuidar a otra señora, hasta que fue mayor y aunque ésta quiso dejarle algo por ley no podía heredarle; ella tuvo suerte porque la familia de quien cuidaba le prestó en comodato la casita donde vivían, pero derechos legales, no los había”, relató.

Por tal motivo dijo que esta Ley de Convivencia regula situaciones como ésta, la de padres viudos y hasta abuelas y abuelos que se hacen cargo de los nietos y jurídicamente no están protegidos para dar de alta a alguien en el seguro o heredar.

Respecto a si hay un trasfondo de homofobia al interpretar esta ley como “gay”, Tarín Béjar comentó que: “creo que más que nada es falta de conocimiento de la ley, porque el cambio que esto va a traer no tiene nada que ver con eso; aunque tal vez sí hay un miedo respecto a que se comiencen a dar este tipo de pasos”.

Las familias establecidas fuera del concepto tradicional de padre, madre e hijos solamente, son una realidad que no es nueva, las formadas por una madre soltera se ven desde hace muchos años en la ciudad, pero nunca lo habíamos aceptado y esta Ley de Convivencia regulariza la situación porque es excluyente decir que sin uno de los dos progenitores ya no tienes una, destacó.

“No sólo se van a ver beneficios para un único grupo en especial, ahorita hay muchos niños que están quedando sin padres por el sida o el cáncer y quién se va a hacer responsable de ellos, a dónde van a ir, los que se van a beneficiar con esta aprobación son muchos más de los que nos podemos imaginar”, recalcó.

hrodríguez@diarioch.com.mx