Colocan dos 'Barbies' gays en el belén del Congreso italiano

El Partido Radical reivindica el 'Matrimonio homosexual como en la España de Zapatero'

EFE
Roma

La colocación de un par de parejas gays entre las figuritas del belén de la Cámara de los Diputados de Italia, por parte de miembros del Partido Radical, causó hoy estupor y generó las críticas de la mayoría de los diputados.

En el belén del Congreso, junto a las figuritas tradicionales, aparecieron hoy dos muñecas "Barbie" con vestidos elegantes, tumbadas y abrazadas y dos muñecos "Ken" (el novio de Barbie) también abrazándose.

Las parejas de muñecos llevaban carteles en los que se leía: "Matrimonio homosexual como en la España de Zapatero" y "PACS ahora", en referencia a los Pactos Civiles de Solidaridad que existen en algunos países europeos.

Las figuritas gays fueron colocadas por los diputados del Partido Radical Bruno Mellano y Donatella Poretti, quienes explicaron que "acercaron dos parejas de homosexuales al pesebre junto a los pastores" como gesto para que "el Parlamento apruebe lo antes posible una ley para el reconocimiento de las parejas de hecho".

Los muñecos fueron retirados inmediatamente, pero el gesto generó duras críticas por una parte de los diputados, que lo consideraron un "ataque a los símbolos religiosos".

"Es un acto gravísimo y pedimos explicaciones a la mayoría y que se distancie inmediatamente", dijo el secretario de la presidencia de la Cámara de los Diputados y miembro del partido de derechas Alianza Nacional, Antonio Mazzocchi.

Para el portavoz de los democristianos del UDC, Luca Volonte, "se ha tratado de un verdadero desprecio al credo religioso de la mayoría de los italianos".

También desde el centroizquierda se elevaron críticas a la iniciativa y la diputada de Italia de los Valores, Silvana Mura, comentó que el gesto "estaba fuera de lugar" porque "el belén es un símbolo religioso y, por eso, hay que respetarlo".

"Este gesto se les puede volver en su contra porque se trata de un tema importante y tiene que discutirse en las sedes políticas adecuadas", añadió Mura.

Para la ministra de la Familia, Rosy Bindi, se trata de una "provocación inútil que, antes que como cristiano, daña al ciudadano".

 

Escándalo en Italia por 'pesebre gay' en el Parlamento

Miércoles 20 de Diciembre, 2006

Por Philip Pullella

ROMA (Reuters) - Dos diputados izquierdistas de la coalición gobernante de Italia enfurecieron el miércoles a sus pares al colocar cuatro muñecos en representación de parejas homosexuales cerca del niño Jesús en el pesebre oficial del Parlamento.

Los dos parlamentarios del pequeño partido "Rosa en el Puño" dijeron que su gesto era para promover la legalización del matrimonio homosexual y otorgar reconocimiento a parejas no casadas.

Bruno Mellano y Donatella Poretti colocaron en el pesebre del Parlamento muñecos del estilo Barbie y Ken, cada pareja acostada abrazándose en medio de los pastores que son testigos del nacimiento de Jesús.

Cada una de las dos parejas de muñecos, que ordenanzas del Parlamento retiraron a los pocos minutos, portaban pancartas en miniatura con eslógan a favor de los derechos homosexuales.

"Este es un vulgar e inaceptable doble ataque, tanto contra una institución (nacional) como contra un símbolo religioso," dijo en un comunicado un grupo de parlamentarias de la oposición conservadora del partido Forza Italia.

Luca Volonte, miembro del pequeño partido de oposición centrista Unión de Demócratas Cristianos, describió al gesto como un "ataque puro contra la religión que practica la mayoría de los italianos."

Italia es mayoritariamente Católica Romana y los pesebres, que presentan figuras del niño Jesús, María, José, pastores, animales y los tres Reyes Magos ofreciendo presentes, se ponen en muchos hogares, plazas y comercios.

Algunos miembros de la oposición demandaron que los legisladores sean censurados por el presidente de la Cámara baja del Parlamento.

Pero incluso el partido Comunista italiano, que apoya los derechos homosexuales y también está en la coalición gobernante del primer ministro, Romano Prodi, tomó distancia de la acción.

Un parlamentario comunista lo llamó "un grave error político" que no ayudará a los homosexuales.

Los dos parlamentarios de izquierda llevaron a cabo su gesto justo antes de que el Papa Benedicto XVI, hablando a peregrinos y turistas en el Vaticano, dijera que los pesebres de Navidad son parte de la cultura cristiana que debe ser defendida.

En las últimas semanas, varias escuelas estatales han decidido no armar los pesebres. Algunos comercios decidieron no venderlos, diciendo que no son populares ni acordes con su imagen.

Pero incluso el ministro de Educación, Giuseppe Fioroni, ha criticado a dichas escuelas, diciendo que fueron muy lejos al suprimir los pesebres que podrían, en cambio, ser utilizados como herramientas para el diálogo interreligioso.