El pesebre, signo de valores universales

Representa nuestra espiritualidad, arte y cultura, dice el Papa

ROMA (France Presse).— El Papa Benedicto XVI y el ministro italiano de Educación, entre los miembros católicos del gobierno de centro izquierda, defendieron ardientemente el pesebre navideño tras la propuesta de retirarlo de los espacios públicos.

El pesebre “es un elemento importante de nuestra espiritualidad, de nuestra cultura y de nuestro arte”, declaró Benedicto XVI durante la audiencia general de los miércoles en el Vaticano.

Valores universales

Por su parte, el ministro de Educación Giuseppe Fioroni elogió el pesebre y la fiestas navideñas por los “valores universales” que representan como la “paz y la serenidad”.

El ministro censuró al grupo de profesores del norte de Italia que propuso retirar de las escuelas los pesebres por representar una fiesta cristiana, debido a la presencia cada vez mayor de estudiantes de otras religiones, entre ellos muchos hijos de inmigrantes musulmanes. “Es un error creer que la mejor manera de construir el diálogo sea el silencio ensordecedor de las prohibiciones”, declaró el ministro.

Unos 32 diputados de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi (derecha), escribieron una carta al presidente de la República, Giorgio Napolitano, para que intervenga en defensa de los villancicos, los pesebres y el árbol de Navidad. La reacción indignada de los parlamentarios fue provocada por la decisión de una profesora de un jardín de niños de Bolzano de suprimir los cantos al Niño Dios para no ofender la sensibilidad de musulmanes.

Tradición italiana

Las fiestas navideñas forman parte de la tradición de Italia e inclusive en la sede de la Cámara de Diputados, presidida por el comunista Fausto Bertinotti, se instaló un pesebre.

Por primera vez, un partido laico, la Rosa del Puño (izquierda), colocó ayer entre las estatuillas del pesebre del Parlamento dos parejas de homosexuales para pedir que se adopte una ley que legalice a las parejas de hecho, tanto heterosexuales como ho-mosexuales.

El escándalo fue rápidamente evitado, ya que el gobierno prometió debatir el tema en enero.

El predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, negó que los nacimientos navideños “ofendan la sensibilidad” musulmana y sostuvo que quien eso afirma usa pretextos.

En declaraciones a la Radio Vaticana, Cantalamessa respondió así a la polémica desatada en Europa sobre las alusiones cristianas de las fiestas decembrinas.