Planean 3 meses plagio universitario

Por Luis Antonio Rivera / 27 de diciembre de 2006

Expulsa UdeM a jóvenes; analizan su peligrosidad. Secuestran alumnos a un ex compañero; confiesan a juez intento previo

Corresponsal 

MONTERREY.- Los estudiantes detenidos este lunes por el secuestro de un ex compañero de la Universidad de Monterrey (UdeM) no sólo pretendían asesinar a su víctima, sino que planeaban su delito desde hace tres meses.

Su primer candidato era un amigo gay que nunca acudió a la cita en la que lo privarían de su libertad.

Los estudiantes de la Licenciatura de Economía en la UdeM, Carlos Isaac Villalobos Castillo y Rolando Oziel Hernández González, fueron consignados por secuestro agravado, homicidio calificado en grado de tentativa y robo con violencia.

Ambos, de 20 años de edad, fueron detenidos tras secuestrar el viernes pasado a Fernando Mier Martínez Celis, un ex compañero de la misma casa de estudios, por quien pedían un rescate de 5 millones de pesos.

A unas 12 horas de iniciar negociaciones por el secuestro, fueron capturados por agentes cuando pretendían recoger el dinero acordado en un pago final de 74 mil pesos en efectivo y 200 mil en joyas.

Ayer, los motivos del plagio y cómo lo prepararon fueron revelados con la lectura de lo que confesaron los jóvenes ante el Ministerio Público. Ante la rejilla, cada uno de los detenidos escuchó la versión que dieron al fiscal. Sin embargo, ante el juez los jóvenes se acogieron a los beneficios de guardar silencio, de acuerdo con el artículo 20 constitucional, y rehusaron aceptar su participación en los hechos.

De acuerdo con su confesión, hace tres meses comenzaron a pensar la forma de hacerse de dinero fácil, y lo primero que se les ocurrió fue planear un secuestro.

Carlos Isaac Villalobos dijo que todavía no habían decidido a quién plagiarían, pero que le comentó el plan a Hernández, porque sabía que, como él, tenía problemas con el pago de las colegiaturas.

Su primer candidato para el secuestro fue un amigo gay que conoció en el chat.

Sin embargo, como no consiguieron que acudiera a una cita, Villalobos y Hernández desistieron del plan. Lo retomaron cuando Villalobos se enteró de que Mier, con quien sostenía una estrecha amistad, llegó el 13 de diciembre a Monterrey procedente de la Ciudad de México, donde actualmente estudia.

Al retomar el plan original del secuestro, le incluyeron una variante, que sería asesinar a su amigo.

Para ocultar el cuerpo pensaban introducirlo en un tambo y cubrirlo con cemento, para después pedir a algún camión de traslado de escombro que lo tirara.

Ayer, la perito en psicología, Lilia Pérez Luna, de la Procuraduría estatal, dio a conocer que una evaluación psicológica de los dos estudiantes determinó que ambos son de alta peligrosidad y no sienten arrepentimiento por sus conductas delictivas.

Mientras, la UdeM dio a conocer la expulsión de ambos jóvenes.

 

El castigo

Penalidades que podrían alcanzar los dos estudiantes acusados de secuestro:

· Privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro.

Sanción: de 20 a 40 años de prisión.

· Agravante/ para quien comete un secuestro y tiene amistad con la víctima.

Sanción: de 2 a 10 años de prisión.