Anhelan formalizar

Elba, de 26 años, y Socorro, de 64, viven desde hace años como familia. Aunque no las une ningún lazo sanguíneo, ante la sociedad son tía y sobrina; ambas están a la esperade la operación de la Ley de Sociedades de Convivencia para darle un respaldo legal a su situación

TEXTO MÓNICA ARCHUNDIA
El Universal
Sábado 30 de diciembre de 2006

Están listas para suscribir su sociedad de convivencia, pero aún la administración capitalina no emite el reglamento que las delegaciones esperan les sirva de base para que, a través de sus direcciones jurídicas y de Gobierno, atiendan estas solicitudes cuando la ley entre en vigor el 17 de marzo próximo.

Ante la sociedad son tía y sobrina, pero en la realidad a Elba García Sierra y a Socorro Rubio Hutrón no las une ningún lazo consanguíneo. Ellas han vivido como madre e hija durante 23 años, pero las leyes vigentes hasta ahora no reconocen su parentesco ni les permite asegurarse ayuda y apoyo mutuos.

Ambas viven juntas porque forman parte de una familia diversa donde Socorro y la madre de Elba crecieron bajo la protección de padres adoptivos, sin ser ellas hermanas carnales.

Desde que contaba con tres años, Elba -quien ahora tiene 26- se mudó a la casa de su "tía" porque su mamá mantenía una actitud desafanada con ella y sus cuatro hermanas.

Después de haber sido provista de lo necesario por Socorro para vivir y estudiar, y de ser su consejera, tutora y protectora, Elba desea retribuirle todo el apoyo al suscribir con ella una sociedad de convivencia.

Sabe que aunque prácticamente nunca vivió con su madre, ésta o sus hermanas podrían reclamar herencia si algo le llegara a pasar y su intención es dejarle lo que tiene a Socorro, de 64 años.

A lo largo de seis años, Elba ha apoyado a Socorro con los ingresos conseguidos en diferentes empleos, pero siempre se ha topado con el mismo problema: "me piden un heredero y aunque he querido ponerla a ella, no he podido".

A partir de que esta ley fue publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 16 de noviembre pasado, el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, y las delegaciones se encuentran obligados a "realizar las adecuaciones jurídico-administrativas correspondientes, según el artículo segundo transitorio".

Además, el artículo 10 señala que "la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del Gobierno del DF en coordinación con el Archivo General de Notarías y los Órganos Político Administrativos implementará un sistema de control y archivo de sociedades de convivencia".

No obstante, la Red de Sociedades de Conviviencia -donde se aglutinan organizaciones de corte feminista, lésbico, gay, bisexual y travesti, de derechos humanos y relacionadas con sexología- ha detectado falta de atención hacia el tema.

Enoé Urganga, coordinadora general de este organismo e impulsora del ordenamiento, señala que han demandado al gobierno local un procedimiento único de registro en todas las delegaciones y elaborado una propuesta de reglamento y de formato de la constancia de registro.

Además, han iniciado recorridos por las delegaciones para ofrecerles talleres de sensibilización y cursos de capacitación, con el fin de que el personal de las direcciones generales jurídicas y de Gobierno conozca a detalle la nueva normatividad.

No obstante, en algunas han guardado silencio absoluto: "Hemos hecho la solicitud vía telefónica y por escrito desde el 8 de diciembre en Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Milpa Alta, Xochimilco, Cuajimalpa y Azcapotzalco y en ninguna de ellas hemos tenido respuesta", señaló la activista.

Consultadas al respecto, las delegaciones dijeron estar en espera de que la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del gobierno capitalino emita el reglamento correspondiente y organice las mesas de trabajo para establecer el procedimiento preciso que llevarán los registros de las sociedades de convivencia.

Aunque se buscó a la titular de esta dependencia, Leticia Bonifaz, a través del área de Comunicación Social, para conocer las acciones que llevan a cabo con miras a la entrada en vigor de la ley, no fue posible acceder a una entrevista con ella.

Lo mismo ha pasado con las delegaciones, quienes han optado por organizarse por su cuenta. En Iztapalapa, Horacio Martínez, el titular, dijo que ya iniciaron la campaña de sensibilización, han colocado la ley en la página de internet oficial y comenzado a distribuirla de forma impresa.

En contraste, en Milpa Alta, Marco Aurelio Morales, director Jurídico y de Gobierno, comentó que por los usos y costumbres de la gente no se hará ninguna promoción a la ley y aunque realizarán los registros, dudan que alguien los solicite.

En Miguel Hidalgo, Pablo Reyes, titular de Jurídico, aseguró que se planea someter este trámite a un control de certificación ISO 9001 para garantizar un buen trato hacia los ciudadanos y detectar errores o deficiencias en el área.

Elizabeth Mateos, directora de Jurídico y Gobierno en Iztacalco, dijo que han comenzado a elaborar un formato de registro para presentarlo a la Consejería Jurídica y tienen planeadas actividades culturales para conseguir la difusión de la ley.

Rogelio García, encargado de Jurídico y Gobierno en la Benito Juárez, comentó que ya capacitan a la gente que se encargará de este trámite, mientras que en el resto de las demarcaciones -con excepción de Azcapotzalco y Cuauhtémoc, que no contestaron la solicitud de información- esperan enero para iniciar sus campañas informativas o talleres de sensibilización.